Heraldo de Aragón - "La covid es una consecuencia de la pérdida de biodiversidad" - Luis Alberto Longares

 Entrevista a Luis Alberto Longares en Heraldo de Aragón

Reproducimos aquí la entrevista publicada el21 de febrero y accesible on-line en este enlace.

La pandemia covidiana también se ausculta desde la Geografía. Luis Alberto Longares Aladrén es investigador del grupo Clima, Agua, Sistemas Naturales y Cambio Global del Instituto Universitario de Investigación en Ciencias Ambientales (IUCA).

Bill Gates acaba de decir que los efectos del cambio climático serán peores que la covid. ¿Guardan relación directa?

En pocas palabras, usted pregunta por el futuro del planeta, del ser humano. La covid es una consecuencia de la pérdida de biodiversidad, de la transformación brusca del planeta por causa antrópica. La relación resulta evidente.

Cuando tan fuertes nos creíamos, las pandemias se han disparado en el tercer milenio…

Ya ve, seguimos siendo vulnerables. Siempre ha habido enfermedades. El incremento de la contaminación, la transformación medioambiental, la alteración del hábitat en que viven los animales y la globalización han contribuido a que estos fenómenos zoonóticos se hayan disparado.

Zoonosis: salto de una enfermedad animal a un ser humano.

Exacto. La covid, por ejemplo. Además, ahora es más difícil el control. Con la globalización, la movilidad de personas y patógenos es inmediata, no hay barreras.

La desaparición de la biodiversidad en el trópico también afecta.

Por supuesto. Al desaparecer su hábitat, los animales se debilitan, son más inmunodeficientes. Así, resulta mucho más sencillo que el patógeno salte al hombre. Un mercado tropical es un foco de infección. Además, tráfico ilegal, ausencia de condiciones sanitarias…

El mercado de Wuhan…

Ni más ni menos.

Destrozamos el planeta…

Llevamos siglos, milenios…

¿Tanto tiempo?

Desde el Neolítico, con el nacimiento de la agricultura y la ganadería. Ha habido periodos especialmente intensos. En la Península Ibérica, la transformación romana fue enorme, con un gran impacto en el territorio.

No eran tontos los romanos, no. Llegaron a una península acariciada por tres mares y cosida al continente por una preciosa cordillera, y aquí que se quedaron…

Las condiciones climáticas favorecieron la expansión, pues no era un periodo frío. Además, la configuración hidrográfica peninsular permitía que notables masas de población se asentaran en la orilla de los grandes ríos.

Qué mejor ejemplo que Cesaraugusta: Zaragoza.

Así es. Y había que dar de comer a esa población. Por tanto, había que cultivar superficie. Se deforestaron muchas zonas del Valle del Ebro, se generó mucha erosión. El Delta del Ebro crece a partir de esa deforestación romana.

Qué me dice… César Augusto, origen del Delta del Ebro…

No le quepa duda. Ahora, con la regulación de la red fluvial con presas, llegan menos sedimentos a la desembocadura. Además, el cambio climático ha elevado el nivel del mar: el delta se está salinizando, afectando a los cultivos.

Extrapolemos a gran escala.

Conviene hacerlo. La ONU ya no habla de salud del ser humano, sino de salud planetaria. El grado de conexión entre ecosistemas y salud es íntimo. La medicina se ha centrado en el estudio del cuerpo humano para dar solución a las enfermedades, pero en los últimos años hemos aprendido que es básico analizar los factores ambientales para entender las patologías.

Incluso ya existe la línea de investigación Clima y Salud.

Allí, geógrafos y médicos trabajamos en común. Incluso ya se pueden predecir porcentualmente determinadas enfermedades en determinadas ciudades.

¿Usted cree que llegaremos a Marte antes de que la estupidez humana colapse este maravilloso planeta azul?

No domino la ciencia aeroespacial. Ahora bien, hay que desarrollar un sistema económico menos agresivo. Si no, el planeta corre peligro. La biodiversidad es el mayor aliado de la salud del planeta y de sus habitantes.